El ladrón de tatuajes – Alison Belsham

Reseña de El ladrón de tatuajes de Alison Belsham

La trama es original. Me refiero al tema de los tatuajes. No me suena haber leído antes algo parecido. Pero eso no es una señal infalible pues mi memoria sobre los libros que no considero excepcionales es precaria.

La policía es bastante torpe. Está claro que el lector cuenta con la ventaja de conocer el título y haber leído la sinopsis, pero que no se den cuenta desde el primer asesinato, y ya no digamos desde el segundo, que el motivo son los tatuajes, me parece bastante grave.

Los personajes son planos y superficiales. Quizás la mejor perfilada sea la tatuadora Marni Mullins. En general no tienen una historia detrás ni están situados en contexto. Aunque algo se va conociendo a medida que avanza la historia no llegan a cuajar. Ni siquiera Marni Mullins y, mucho menos el que se supone protagonista, el inspector Francis Sullivan, que es bastante rarito.

Por si fuese poco, la autora se lía con las relaciones entre los personajes, sobre todo entre los policías. Sullivan, recién ascendido a inspector, es el más coherente pero el comisario, su superior, no confía en él a pesar de haberlo recomendado para el ascenso y no le facilita el trabajo. Lo espía a través del sargento a las órdenes de Sullivan a quien considera con más experiencia. No hay quien lo entienda.

El sargento tampoco se aclara. Hubiese querido el puesto del inspector. Hace todo lo posible por no facilitarle el trabajo a Sullivan informando al comisario de las cosas que creen que pueden perjudicarlo. Así supone que lo apartarán del caso y lo pondrán a él al frente. Y de hecho lo hacen, pero en ese momento recurre al inspector e incluso le pide al comisario que vuelva a ponerlo al cargo. ¿Lioso, verdad?

Estoy bastante harta de leer novelas en las que el policía protagonista, ya sea hombre o mujer, y que siempre resuelve los casos, tenga en contra a su superior, a su subordinado o a ambos. ¿Es que no existen policías que trabajen bien juntos y confíen los unos en los otros?.

La historia entretiene. Punto. Se hace un poco pesada y no llega a cuajar porque te distraes con todas esas relaciones caóticas.

El final es totalmente previsible.

Se queda en la medianía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *