Si hubiera espinas

Si hubiera espinas

¿Te ha gustado este libro?

¡Valóralo!

0 / 5. Votos: 0

Sé el primero en valorar este libro

Un atardecer, cuando se alargaban las sombras, mientras estaba sentada, callada e inmóvil, junto a una de las estatuas de mármol de Paul, oí que las estatuas murmuraban a mi oído, hablándome de un pasado que nunca podría olvidar y aludiendo taimadamente a un futuro que trataba de ignorar. Fluctuando como fantasmas a la pálida luz del sol poniente, volvían a presentarse los fuegos fatuos del remordimiento, que me decían cada día que podía y debía haber actuado de un modo distinto.

Pero yo soy lo que siempre he sido: una persona regida por los instintos. Y parece que nunca podré cambiar. Hoy encontré una hebra de plata en mis cabellos, aviso de que pronto podría ser abuela, y me estremecí. ¿Qué clase de abuela sería? ¿Qué clase de madre era?

Bajo la suave luz del crepúsculo, esperé a que llegase Chris, se reuniese conmigo y me dijese, con sus ojos azules y veraces, que no me estoy marchitando; no soy simplemente una flor de papel, sino real. Rodeó mis hombros con un brazo y yo apoyé la cabeza donde creí que se acomodaba mejor, conscientes ambos de que nuestra historia estaba a punto de terminar, y que Bart y Jory nos darían a los dos lo mejor o lo peor de lo que está por venir. Esta es la historia de ellos, la historia de Jory y de Bart y ellos la contarán tal como la vieron.

Serie: Dollanganger; 3

Editorial: Plaza y Janés
Año de publicación: 1984
ISBN 8401490448
Título original: If there be thorns

Idioma: Castellano
Formato: Impreso


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *