No hay deuda que no se pague

Tres telarañas rojas. No hay deuda que no se pague

¿Te ha gustado este libro?

¡Valóralo!

4 / 5. Votos: 1

Sinopsis de No hay deuda que no se pague

Benjamin y Pauline Rackell contratan a Wolfe para investigar la muerte de su sobrino Arthur, pagándole una fianza de 3.000 dólares. Arthur había comenzado a mostrar un creciente apoyo al Partido Comunista, pero le confió a Pauline que había sido reclutado por el FBI para infiltrarse en la organización del grupo en Nueva York. Durante la cena, sacó una caja de pastillas de su bolsillo, la puso sobre la mesa y sacó una de las cápsulas de vitaminas que había dentro. Minutos después estaba muerto envenenado con cianuro. Las otras cápsulas que había en la caja eran inofensivas. Por ello, Pauline insiste en que uno de los otros cinco invitados a la cena debió averiguar la relación de Arthur con el FBI y colocar la cápsula envenenada en la caja mientras él no prestaba atención.

Archie visita tanto la oficina local del FBI como Homicidios de Manhattan pero no obtiene ninguna información útil. A petición de Wolfe, organiza una reunión en la oficina con los Rackell y los invitados a la cena. De estos, Ormond Leddegard, Fifi Goheen, Della Devlin, Henry Jameson Heath, Carol Berk, solo Heath es conocido por tener vínculos con el Partido Comunista. Wolfe le pregunta al grupo sobre la cena y el pastillero.

Al día siguiente, Archie contrata a Saul Panzer, Fred Durkin y Orrie Cather para mantener a Heath bajo vigilancia constante y hace arreglos para que los Rackells vuelvan a ver a Wolfe. Wolfe les dice que está convencido de que hubo un testigo ocular del asesinato de Arthur, y se ofrec

Serie: Nero Wolfe; 20.3

Incluido en: Tres telarañas rojas

Editorial: Cumbre
Año de publicación: 1954
Título original: Home to Roost

Idioma: Castellano
Formato: Impreso


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *